Inicio Copa del Mundo Clima de eliminación en Argentina antes del crucial duelo con Nigeria 

Clima de eliminación en Argentina antes del crucial duelo con Nigeria 

Compartir

Argentina atraviesa horas críticas justo cuando tiene que salir del pozo anímico y recuperar la fortaleza psicológica de cara al crucial partido con Nigeria para no quedar eliminada en la primera ronda del Mundial de Rusia 2018.

Hubo varias reuniones para superar la crisis que desató la derrota por 3-0 con Croacia. Pero ni siquiera el triunfo de Nigeria sobre Islandia, que abre una luz mayor de esperanza para la “Albiceleste”, ayudó a cambiar el ánimo de los argentinos que hoy lucían como si ya hubieran quedado afuera del Grupo D.

El líder del plantel, Lionel Messi, fue de los últimos en llegar al entrenamiento con un gesto similar al que lucía cuando se fue derrotado por 3-0 ante Croacia el jueves en Nizhni Nóvgorod, la noche más negra que vivió en los últimos tiempos.

En la víspera de su cumpleaños número 31, el crack del Barcelona llegó con la mirada perdida, sin hablar, avanzando con paso cansino. Ni siquiera se lo vio participar con energía en el tradicional “loco” o “rondo” que juegan al principio, bajo 28 grados de calor y un sol intenso en el Centro de Entrenamientos de Bronnitsy, a 60 kilómetros de Moscú.

El máximo referente de la selección quedó golpeado en el debut argentino ante Islandia (1-1) por errar un penal en un momento clave. Pero a diferencia de otros malos momentos con la “Albiceleste”, Messi no se recuperó y ante Croacia quedó desdibujado, no se pudo involucrar en el partido y se convirtió en su peor versión. La situación del delantero es un enigma y todo apuntaría a que estaría atravesando una crisis personal, pero son sólo suposiciones.

Messi estuvo presente en varias reuniones en la noche del viernes. El capitán y sus compañeros se reunieron con el seleccionador Jorge Sampaoli y el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio Tapia, quien instó a limar las diferencias y redoblar los esfuerzos para dejar atrás los golpes anímicos, confirmaron a dpa fuentes del cuerpo técnico.

Pero también hubo otras conversaciones, según se conoció en Bronnitsy, la principal entre Messi, Javier Mascherano, Sampaoli y Tapia, y otra entre los jugadores históricos y los más jóvenes.

En medio de fuertes versiones sobre el futuro de Sampaoli, en las que se asegura que el ex técnico de Chile y el Sevilla no continuaría en el cargo tras el Mundial pese a que tiene contrato hasta Qatar 2022, la principal preocupación hoy es cómo enfrentar a Nigeria.

Y el caos es tal que ya son varias las voces que anticipan que cambiaría hasta al arquero “Willy” Caballero, autor del grosero error en el primer gol de Croacia que hundió emocionalmente a la Argentina y del cual no se pudo volver a recuperar.

En su lugar debutaría Franco Armani, el portero de River Plate que sorprendió a todos desde su llegada a principios de año pero jamás ocupó la valla argentina, ni siquiera en partidos amistosos.



El objetivo en estas horas de zozobra es formar el mejor equipo posible, una tarea que Sampaoli ya no decidiría en soledad y que todo indica que sería un 4-4-2.

El plan es dar mayor solidez a la defensa, ya que Nigeria ataca con tres delanteros, plantear un centro del campo con movilidad y creatividad, con Mascherano como contención, y encontrar al fin al socio más adecuado para Messi, como podría ser Éver Banega, tal como probó hoy Sampaoli.

En tanto, tres jugadores hicieron trabajos diferenciados por diversas lesiones. Gabriel Mercado y Nicolás Otamendi se recuperan de sendos golpes en los tobillos derechos que sufrieron el jueves en la derrota ante Croacia, mientras que Lucas Biglia recibió un golpe en una rodilla en el entrenamiento del viernes.

Las posibilidades de Argentina para clasificar por el Grupo D a los octavos de final crecieron tras el triunfo el viernes de Nigeria sobre Islandia, ya que así si el martes vence a los africanos y el líder Croacia supera a Islandia, la “Albiceleste” viajará a Kazán como segunda de su zona para medirse al primero del Grupo C. También sacaría pasaje si Islandia gana pero por menor diferencia de gol.

La selección bicampeona del mundo ya había llegado a Rusia con una pesada mochila, tras la agónica clasificación en las eliminatorias sudamericana y tras haber perdido tres finales consecutivas: la del Mundial de Brasil 2014 y las de la Copa América 2015 y 2016. En este contexto complejo, el sueño de Messi de conquistar el único gran título que le falta, una Copa del Mundo, parece hoy lejana cuando el máximo objetivo es no quedar afuera en primera ronda.
Agencia dpa ©
Derechos de publicación adquiridos.