Así funcionan las curiosos cafeterías de gatos que puedes visitar en Japón

Compartir


Los amantes de los gatos encontrarán, durante su visita a Japón, una atracción que parece hecha especialmente para ellos: los curiosos cafés de gatos de Japón, lugares en los que pagar por pasar un rato entre tan adorables animalitos puede resultar una idea tan delirante como atractiva.

En muchas viviendas de Japón no está permitido tener mascotas mientras que a muchos japoneses les encantaría tener un gato.

Un negocio ideal para los amantes de los gatos, las cafeterías de gatos. En este tipo de cafeterías podemos tomar algo de comer o de beber mientras podemos acariciar a los gatos, jugar con ellos o darles de comer. Por supuesto, en la cafetería hay un montón de normas como no hacer ruido para no molestar a los gatos que duermen o no cogerlos en brazos, solo acariciarlos.

Una vez estás dentro, pides una bebida, y luego te puedes ir a sentar donde te parezca bien, entre los gatos, y acariciarlos, jugar con ellos. Esto es todo lo que hay, ni más ni menos. El ambiente es de muchísima tranquilidad… una especie de paraíso gatuno en el que nadie levanta la voz, no hay ruidos y todos los clientes disfrutan de los gatos poco a poco, tomándose algo.

Aunque el llamado café de gatos sea más popular en Japón, el origen de este curioso establecimiento surgió en Taipéi (Taiwán) en 1998. En 2004, el primer cat café de Japón, Neko no Jikan, fue inaugurado en Tokyo, obteniendo un gran número de visitas durante los meses posteriores.
El VIDEO está en inglés, puede activar los subtítulos en español al clicar la rueda dentada.

.

. .