Fuerzas especiales del Ejército y voluntarios limpian el Castillo de Himeji. Hyogo

Compartir

Alrededor de 1.000 personas, incluidos ciudadanos voluntarios y miembros de élite de la Fuerza de Autodefensa Terrestre (Ejército), participaron hoy conjuntamente de la operación anual de limpieza de fin de año del Castillo de Himeji, un sitio declarado como Patrimonio Mundial por la UNESCO.

En las paredes del castillo, también conocido como el “Castillo de la garza blanca” o “Castillo Egret” por sus paredes pintadas de blanco, se pudo ver a los voluntarios y a los miembros de las fuerzas especiales del ejército japonés limpiando a unos 45 metros de altura. Ellos se dedicaron a  limpiar nidos de arañas y polvo con escobas de 5 metros de largo.


Los ciudadanos y otros miembros del ejército recogían las malas hierbas y basura en plazas y jardines alrededor del castiilo.

El teniente Daisuke Sakai, de 36 años, jefe de una unidad del ejército, dijo: “Queremos que el castillo quede completamente blanco antes del año nuevo, tal como lo sugiere su apodo”.

El castillo construido en 1609 fue reconocido por la UNESCO como el primer sitio  Patrimonio Cultural Mundial de Japón en 1993.