Compartir

Uno de los principales piragüistas (deportista de canotaje) de velocidad de Japón ha sido excluido de cualquier competencia durante ocho años por inyectar un esteroide anabólico en la bebida de un joven rival lo que causó que éste no pasara una prueba de dopaje informó hoy la Agencia Antidopaje de Japón.

El incidente ocurrió en los campeonatos nacionales de sprint en canoa en septiembre pasado en la ciudad de Komatsu, Prefectura de Ishikawa, donde el autor del hecho, Yasuhiro Suzuki, de 32 años, y su víctima, el joven Seiji Komatsu, de 25 años competían.


Los dos habían sido considerados entre los mejores candidatos para representar a Japón en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 y además fueron compañeros de equipo en el campeonato mundial realizado el año pasado en la República Checa, donde Suzuki finalizó en el puesto 24 °  en la competenciua de 5000 metros masculino. Por su parte Komatsu fue miembro del equipo de 500 mts, que llegó a las semifinales.

Una investigación de la Federación de Canotaje descubrió que Suzuki drogó a su rival en la selección del equipo olímpico con el fin de causar su descalificación.


Después de que Komatsu dio positivo, Suzuki admitió haber puesto en su bebida un suplemento para fortalecer los músculos que contenía metandienona, un esteroide prohibido.

Komatsu, por este hecho, recibió una prohibición temporal que a la luz de los hechos ha sido levantada, pero sus resultados en el campeonato nacional fueron anulados.

En la investigación, la Federación de Canotaje descubrió que Suzuki había intentado reiteradamente sabotear a otros competidores, y no solo a Komatsu, por medios tales como el robo de equipos utilizados en los entrenamientos y en las competencias. Por estos hechos se había solicitado la expulsión de Suzuki de la Federación.

“Un incidente de esta naturaleza es inaudito en la historia de los deportes en Japón y es muy decepcionante”, dijo el director de la Agencia de Deportes de Japón.

En una conferencia de prensa en Tokio, el Director Gerente de la Federación de Canotaje, Toshihiko Furuya, se disculpó por el incidente, que da un duro golpe a la imagen del deporte japonés antes de la celebración de los Juegos Olímpicos en el país.

“Es una pérdida significativa para los japoneses que han pasado muchos años construyendo el espíritu deportivo como una virtud”, dijo Furuya.

Según los informes, la policía de la prefectura de Ishikawa está investigando el incidente después de que la víctima, Komatsu, presentara una denuncia por lo que Suzuki podría ser acusado penalmente.