Compartir

A las 12:30 am de hoy sonó el intercomunicador de una casa ubicada en Funao-cho, ciudad de Kurashiki.

La residente de esta casa (64 años) atendió la llamada. Un hombre le dijo que es policía y le pidió que abra la puerta porque están investigando sobre un caso. Cuando la mujer abrió la puerta, un grupo de hombres entraron en la casa, le taparon los ojos y boca de la mujer con cinta adhesiva, además ataron sus manos y piernas con una banda.


Luego ataron también las manos y piernas de su esposo (69 años) quien es administrador de una compañía de construcción y obras públicas, y de su hija (37 años).

Robaron aproximadamente 600,000 yenes en efectivo y  escaparon. La mujer y su esposo fueron golpeados en la cara y sufrieron de heridas.
La policía busca a los autores.