Esta semana se ha llevado a cabo en Japón una prueba con camiones de conducción autónoma. La iniciativa, en la que participan, entre otros, los Ministerios de Transporte, Economía e Industria, así como un importante fabricante de vehículos pesados, tiene por objetivo hacer frente a la grave escasez de conductores en el sector de la distribución.

La prueba se ha realizado en un tramo de 15 kilómetros de la autopista Shin-Tomei, en la prefectura de Shizuoka.

En ella participaba un convoy de tres vehículos, encabezado por un camión con conductor. En los otros dos, de conducción autónoma, no era manejado por un ser humano sino de forma automática.  En estos dos viajaban sendos conductores como medida de precaución en caso de emergencia pero no conducían, solo estaban sentados al tratarse de una prueba.

Los tres camiones han realizado el trayecto sin contratiempos, a una velocidad de 80 kilómetros por hora y con una distancia de unos 30 metros entre ellos.
El primer camión, con conductor y que lidera el convoy, tiene instalado una antena con la que hace que lo sigan los otros dos.

Los Ministerios citados tienen previsto llevar a cabo más pruebas de seguridad, entre otras, con vistas a poner en las carreteras este tipo de convoyes para el año fiscal 2020.