Inicio JAPON PERÚ. Escolares podrán “sentir un terremoto” gracias a simuladores donados por Japón

PERÚ. Escolares podrán “sentir un terremoto” gracias a simuladores donados por Japón

Como parte de sus labores de prevención de riesgos, el Instituto Nacional de Defensa Civil ofrece a los escolares del país y público en general la oportunidad de vivir la experiencia de un terremoto gracias a tres vehículos simuladores sísmicos, a los que se puede acceder previa inscripción.


Así lo detalló el ingeniero Juvenal Medina, jefe de la dirección de Preparación del Indeci, quien destacó la novedad y sorpresa que han despertado los carros donados por el gobierno del Japón, cuya alta tecnología permite sentir los diferentes movimientos generados en un sismo de magnitud bajo estrictas condiciones de seguridad.

A fin de llegar a la mayor cantidad de público, los vehículos se encuentran en diversos puntos del país: Dos en Lima y uno en la oficina desconcentrada del Indeci en Arequipa.

En Lima, uno ha sido cedido en uso al Centro Peruano Japonés de Investigaciones Sísmicas y Mitigación de Desastres (CISMID) ubicado en la Universidad de Ingeniería (UNI) y el otro recorre los colegios de la capital de acuerdo con un cronograma establecido.

Los centros educativos interesados en que simulador vaya a sus locales deben enviar una solicitud a la Dirección de Preparación del Instituto Nacional de defensa Civil, dirigida al correo electrónico jmedina@indeci.gob o comunicarse a la central del Indeci 225-9898

Basta de pagar alquileres! Compre su casa en Japón. ¥0 inicial, ayuda en los trámites para la obtención del crédito, atención en español. Vea AQUI

“El vehículo está toda la mañana o la tarde. Antes que los niños suban al simulador les damos una explicación de lo que significa y por qué se hace este ejercicio. Se habla de los sismos, de las magnitudes y preparándolos para que no vayan a sufrir algún daño emocional por la experiencia”.

Juvenal Medina detalló que, una vez dentro de la unidad, se procede con la simulación de los sismos, siempre de menos intensidad a más.

El vehículo está calibrado para replicar los terremotos ocurridos en Perú durante los años 1966, 1970, 1974, 2001 y 2007 (Pisco), además de los ocurridos en Japón en los años 1995 y 2011 (9 grados). Estos últimos son los más fuertes.

“Los menores quedan motivados, sensibilizados por la experiencia. Esto ha permitido que muchos miren más allá de su escuela, piensen en su hogar. Algunos alumnos viven en hogares inseguros. Nos interesa mucho que la prevención vaya de la escuela a la familia y el mejor camino es a través de los alumnos”, anotó el geólogo.