El día 14 el gobierno empezó a colocar tierra en el mar para avanzar las obras del traslado de la base militar de EE.UU. de Futenma a la ciudad de Henoko.


El gobernador de Okinawa, Denny Tamaki visitó Henoko el día 15 y afirmó que van a tomar todas las medidas a fin de detener el traslado, también critió que colocar la tierra en el mar ahora es un acto ilegal.

Por otra parte, el ministro de Defensa, Takeshi Iwaya, comentó ante la prensa que el traslado a Henoko no es una obligación o deber bajo la alianza con EE.UU., sino es necesario para el pueblo de Japón.

Hoy el gobierno nuevamente transportará más tierra a Henoko.