El municipio de Tokio va a introducir el uso de un autobús que no tiene escalones hasta la parte trasera (penúltima fila) y es llamado el “full flat bus”. Por primera vez en el país se usará este tipo de bus.


El piso de este autobús es totalmente plano hasta los asientos de la penúltima línea.

Los ancianos o personas con discapacidad podrán trasladarse fácilmente a la parte trasera de este autobús. El municipio va a utilizar este modelo en algunos trayectos a partir del 25 de este mes y espera introducir 29 autobuses hasta Marzo de 2019.

Ayer la gobernadora Yuriko Koike fue a confirmar el modelo.

También experimentó subir en silla de ruedas a un autobús de la empresa Tokyo Kuko Kotsu que ofrece el servicio de limousine bus para ir al Aeropuerto de Narita y Haneda. Este autobús tiene un ascensor para los pasajeros con silla de ruedas.


La gobernadora comentó que los ancianos y las personas con discapacidad podrán subir a estos buses sin preocupación, espera que Tokio sea una ciudad segura para cualquier persona durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio de 2020.