Compartir

El presidente ruso, Vladímir Putin, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, se comprometieron hoy a firmar el tratado de paz pendiente desde la Segunda Guerra Mundial pese a que están muy lejos de solucionar el contencioso territorial por las islas Kuriles, la principal manzana de la discordia entre ambos países.