Compartir

Personas que sufrieron abusos sexuales durante su infancia por parte de sacerdotes de la Iglesia Católica se han manifestado cerca del Vaticano, donde líderes eclesiásticos están debatiendo sobre cómo evitar ese tipo de conductas. Los congregados exigieron que los sacerdotes culpables sean llevados ante la justicia.


El sábado, los manifestantes marcharon por el centro de Roma, la capital italiana. Llegaron desde Estados Unidos, Nueva Zelanda e Italia, entre otros lugares.

Llevaban pancartas con un cero, número que simboliza la cero tolerancia que hay que presentar ante los abusos sexuales.

Exhortaron a la iglesia a que expulse a los sacerdotes que han cometido abuso sexual o que han encubierto los casos.

Obispos y otros altos religiosos de todo el mundo están asistiendo a la conferencia vaticana organizada por el papa Francisco para estudiar cómo evitar ese tipo de abusos. El encuentro, de cuatro jornadas, terminó hoy domingo (Lunes en Japón).