Inicio JAPON Japón endurecerá las penas al usar teléfonos móviles mientras se conduce

Japón endurecerá las penas al usar teléfonos móviles mientras se conduce


El gobierno decidió introducir reglas más estrictas para tomar medidas enérgicas contra el uso de teléfonos inteligentes mientras se conduce, en un contexto de un aumento de accidentes de tránsito causados ​​por conductores que no están atentos al camino.

A partir del 1 de diciembre, se impondrán sanciones más estrictas, incluidas multas más altas, con un aumento de alrededor de tres veces en los puntos de penalización por conducción y penas de prisión más largas.

En el 2018 ocurrieron 2,790 accidentes relacionados con conductores distraídos por sus teléfonos inteligentes, cuasando la muerte a 42 personas, un aumento de 2.3 veces en 10 años.

“Necesitamos fomentar una conciencia social de que el uso de teléfonos inteligentes mientras se conduce es un acto peligroso e inadmisible”, dijo un alto funcionario de la Agencia Nacional de Policía.


Según las nuevas reglas hechas en las enmiendas a la ley de tránsito, el número de puntos de penalización por conducir aplicados a los conductores descubiertos hablando o usando sus teléfonos móviles se incrementará del actual uno a tres puntos, y en los casos en que se pusieron en peligro a otros conductores será de seis puntos.

Las multas se incrementarán de 7,000 a 25,000 yenes para casos que involucran autos grandes, de 6,000 a 18,000 yenes para autos de tamaño estándar, de 6,000 a 15,000 yenes para motocicletas y de 5,000 a 12,000 yenes para ciclomotores.

Edulzante saludable que llega de México
Económico, saludable y natural, con sabor similar al azúcar VEA AQUI

Los reincidentes enfrentrán acusaciones penales con pena de prisión de hasta seis meses o multas de hasta 100,000 yenes.

A diferencia del pasado, desde dicieembre aquellos cuyo uso de teléfonos inteligentes ponga en peligro a otros serán inmediatamente acusados penalmente. Si se les acusa, enfrentarán una pena más severa, ya sea de una sentencia de prisión de hasta un año o una multa de hasta 300,000 yenes.