Inicio JAPON Brasileño. detenido en la Of. de Inmigración, demanda a Japón por ¥5’000,000...

Brasileño. detenido en la Of. de Inmigración, demanda a Japón por ¥5’000,000 por daños


Un hombre brasileño demandó al gobierno japonés alegando sufrir lesiones en octubre del año pasado mientras estaba detenido en un centro de inmigración en Tokio.

Andre Kussunoki, de 33 años, presentó una demanda ante el Tribunal de Distrito de Tokio, alegando que la restricción física utilizada por los funcionarios de inmigración era innecesaria y equivalía a un asalto. Exige que el estado le pague 5 millones de yenes (unos$ 46,000) en daños.

Kussunoki dice que todavía sufre de dolores y que no puede levantar el brazo. Sufrió heridas en el hombro cuando varios funcionarios lo sujetaron después de negarse a seguir una orden en la Oficina Regional de Inmigración de Tokio.

La oficina detiene a los extranjeros que han recibido órdenes de deportación.

En los últimos años, varios otros detenidos han sufrido heridas mientras estaban detenidos en instalaciones de inmigración en el país.

Un hombre kurdo se lastimó el cuello en mayo del año pasado en la oficina de inmigración de Tokio, y un hombre turco se rompió el brazo derecho en julio de 2017 en la Oficina Regional de Inmigración de Osaka.

Según documentos internos de la oficina de inmigración, obtenidos por la agencia de noticias Kyodo, las autoridades de inmigración trataron de transferir a Kussunoki a un centro de inmigración en Ushiku, Prefectura de Ibaraki, el 9 de octubre de 2018, pero se resistió a la orden de transferencia encerrándose en el baño.

Seis funcionarios de inmigración tuvieron que sacarlo del baño a la fuerza, ponerlo boca abajo y esposarlo por la espalda.

Kussunoki, con dedos sangrantes, se quejó de dolor en el hombro izquierdo, según los documentos.

Después de ser trasladado al centro de inmigración en Ushiku, el médico del centro le diagnosticó una lesión en el brazo y hombro izquierdo.

Kussunoki dijo que los funcionarios continuaron presion´nadolo fisícamente incluso después de que ya dejó de resistirse.

“Aunque les pedí a los funcionarios que explicaran por qué era necesario que me transfirieran, dijeron repetidamente que las explicaciones eran innecesarias”, dijo Kussunoki.

Como no le explicaron se encerró en el baño. “No entiendo por qué tuvieron que restringirme físicamente, cuando todo lo que tenían que hacer era explicar”, dijo.

Un funcionario de la Agencia de Servicios de Inmigración dijo: “Reconocemos que se realizó una medida de restricción utilizando la fuerza física, razonablemente mínima y necesaria, por incumplimiento de las órdenes” de parte del detenido.
Resumen:
Link de la noticia: AQUI