Inicio JAPON Santuario en Nagasaki prohibe la entrada de extranjeros.

Santuario en Nagasaki prohibe la entrada de extranjeros.


Un santuario ubicado en la isla de Tsushima, perteneciente a la prefectura de Nagasaki, ha prohibido el ingreso de extranjeros debido a su comportamiento.

En Japón, se le da mucha importancia al comportarse bien y respetar las tradiciones y la etiqueta, y en ninguna parte se valoran más estas virtudes que en un lugar sagrado de culto, como un templo o un santuario.

Y esto es lo que ocurre en el Santuario Watatasumi.

La ubicación de Tsushima, entre el Estrecho de Corea y el Estrecho de Tsushima, aproximadamente a medio camino entre el archipiélago japonés y la península de Corea, significa que el santuario recibe una gran cantidad de turistas surcoreanos. El sacerdote dice que el santuario actualmente sufre de exceso de turismo, con hasta 30-40 autobuses turísticos repletos de turistas.

Si bien la prohibición abarca a todos los turistas extranjeros, el sacerdote ha tenido problemas específicamente con los turistas surcoreanos. Inclusive un YouTuber de esa nacionalidad filmó las áreas consideradas sagradas y a las personas en el santuario sin permiso alguno. También dice que los turistas se sientan al costado de la carretera a comer. Cuando el sacerdote les reclama los extranjeros les responden que esa no es parte del santuario.

También está el tema del vandalismo de los visitantes coreanos, que han grabado sus nombres en una pared de madera dedicada a colgar las placas de deseos o “ema”. También dice que el robo de los “omamori” se ha incrementado.

El sacerdote dice que también ha tenido un problema con la conducta de los guías turísticos, que se paran en los escalones al frente del salón de culto, a pesar de que él les pide que no lo hagan. Dice que a diario se paran en las entradas unos 40 guías y sus clientes obstaculizan la entrada de las personas.

Como resultado de todos estos problemas, el sacerdote decidió prohibir la entrada a todos los turistas extranjeros.

“Si creen que esto es odio o una violación de los derechos humanos, por favor hablen directamente conmigo. No podemos soportar la destrucción de un sitio de culto ”.

A pesar la prohibición los turistas surcoreanos continúan visitando el lugar traídos por los guías. Cuando el sacerdote los aborda dice que los guías reaccionan agresivamente. Dijo que uno lo amenazó con matarlo.
Resumen: Buzz Plus
Link de la noticia: AQUI