Inicio JAPON Ex-estudiante demanda a escuela por forzarla a renunciar por cita con otro...

Ex-estudiante demanda a escuela por forzarla a renunciar por cita con otro alumno

631


Una ex- alumna de un colegio secundario privado ha demandado a la institución por haberla obligado a abandonar los estudios por haber salido con un compañero, lo que plantea el debate sobre la disciplina escolar frente a los derechos de los estudiantes.

La mujer presentó una demanda ante el Tribunal de Distrito de Tokio solicitando unos 3,7 millones de yenes (unos 33.400 dólares) por daños y perjuicios. Aunque se ha reconocido que la aplicación de normas escolares que llegan a los extremos es un problema social, el litigio se ha desencadenado por el enfrentamiento entre la ex alumna y la escuela, y ambos reclaman sus razones.

Según la ex alumna, el hecho ocurrió en el 2019, cuando fue llamada por su profesora tutora a una sala de reuniones alrededor de las 2 de la tarde, antes de la última clase del día. Su profesora le preguntó: “¿estás saliendo con un alumno de esta escuela?” y presionó a la muchacha para que respondiera.

✪ Los Extranjeros en Japón y las vacunas. Las ciudades y pueblos se enfrentan a las barreras lingüísticas mientras se preparan para vacunar a los residentes extranjeros de Japón. Vea >>AQUI

El colegio privado es conocido por sus estrictas normas, una de las cuales es la prohibición de las citas entre estudiantes, porque consideran que los adolescentes deben “cumplir su papel de estudiantes”. Además el colegio pidió a todos los estudiantes que proporcionaran información sobre las infracciones de las normas escolares que cometen otros estudiantes a través de una aplicación para teléfonos inteligentes, que está diseñada para informar sobre casos de acoso escolar. El instituto supo de la cita que hizo la demandante porque un estudiante informó a través de la app.

Los profesores, incluido el director, exigieron a la ex alumna que les mostrara su smartphone. Aunque al principio se resistió, cedió después de que la presionaran con palabras como: “Muéstranos y no va a pasar nada” y “sería mejor que lo admitas”. En su teléfono se encontró una foto del muchacho con el que salía. Se la interrogó sobre cuándo había empezado a salir con el estudiante y lo profunda de la relación. La demandante dijo que la interrogaron por 4 horas.


Días después, llamaron a la ex alumna y a su madre y le aconsejaron que abandonara la escuela. Dijo que no tuvo más remedio que aceptarlas, ya que le dijeron que no podría obtener suficientes créditos para graduarse a menos que tomara medidas inmediatas como cambiar de escuela.

La ex alumna ha insistido en que la prohibición escolar de las citas es “irrazonable e inválida a la luz de las normas sociales”.

Los estudiantes de secundaria se encuentran en las últimas etapas de la pubertad, y es natural que desarrollen sentimientos románticos por el otro sexo, dijo su abogado. Las citas son una manifestación de esos sentimientos. La libertad de salir con alguien está relacionada con la naturaleza esencial del ser humano y se incluye en el derecho a la búsqueda de la felicidad, garantizado por la Constitución de Japón.

La ex alumna alegó que imponer una prohibición general de las citas, incluso de las relaciones serias, restringe los derechos de las personas, y que el”aconsejarla” a abandonar la escuela era excesivo e ilegal.

Por su parte, el instituto replicó. Antes de que se presentara la demanda, la escuela emitió un documento a la parte legal de la estudiante en el que explicaba por qué prohibía las citas, y esbozaba la serie de acontecimientos que desembocaron en aconsejarle que abandonara la escuela.


En el documento, la escuela declaró que los colegios privados proclaman que realizan actividades educativas basadas en sus tradiciones, su clima escolar y sus políticas, y que los estudiantes han ingresado y estado de acuerdo con ellas al optar por recibir esa educación. Es decir, que la muchacha y sus padres aceptaban esa regla y el hecho de hacerlo asumia el compromiso de cumplirlo.

El colegio explicó que la prohibición de las citas está en vigor para que los estudiantes que aun no son física y emocionalmente maduros no sufran graves contratiempos mentales o físicos, y así puedan dedicarse de lleno a sus estudios y a otros deberes como estudiantes. La escuela alegó que tomó la decisión de aconsejar a la ex alumna que abandonara voluntariamente la escuela teniendo en cuenta todos los aspectos, entre ellos que se le había advertido repetidamente sobre las citas, el cambiarse el color del cabello, y que había salido con el alumno durante un largo periodo.

El colegio demandado comentó que tiene la intención de “revelar los puntos y sus posiciones específicas durante las audiencias del juicio”.
▶︎ ¿Qué le parece? Si tiene algún comentario hágalo en Facebook AQUI.
Resumen: Mainichi
Link de la noticia: AQUI