La hora del almuerzo en las escuelas japonesas.

Compartir

No sólo las escuelas japonesas no tienen autobuses escolares, sino que también no tienen servicio  de comidas o personal de limpieza. Eso significa que son los propios alumnos quienese son responsables de la distribución de los almuerzos escolares y mantener el colegio limpio. No solo se espera que los estudiantes estudien y hagan sus deberes sino también se espera que los estudiantes colaboren con las labores de la escuela, el bien común.
Las escuelas japonesas no tienen espacios como comedores o cafeterías, por lo que los estudiantes comen en sus aulas. Hay una cocina central donde todo se prepara. Como no hay empelados o empresas que sirvan el almuerzo son los propios estudiantes quienes se turnan para ir a la cocina a recoger la comida y servirla a sus compañeros de clase.

No es solo almorzar, es la hora en que se aprecia la impresionante muestra de responsabilidad que es parte de la vida cotidiana de los niños japoneses.

Por supuesto, en forma rotativa. Este proceso es organizado y bajo estrictas medidas sanitarias. Los que estan en el turno usan unas ropas limpias especiales, gorros para evitar la caída del pelo en la comida y máscaras que eviten que caiga la saliva en los alimentos. Antes de ir a la cocina se debe comprobar que nadie tiene tos o está resfriado (cualquiera que lo esté es retirado de la labor) y todos se lavan las manos y untan con un gel antibacteriano.
Luego de ello los estudiantes llevan los alimentos en los depósitos y lo sirven a sus compañeros, tal como otros se lo sirvieron antes, tal como lo hizo antes o hará después, todo en turnos rotativos.
Luego que todos terminan los niños en el turno llevan los platos que fueron acumulados en un depósito por los demás alumnos y lo trasladan a la cocina nuevamente para ser lavados.
banner_lds
Pero no solo hacen esta labor, los niños también limpian los pasadizos, las entradas, el gimnasio y hasta los baños.
En Japón se piensa que en las escuelas japonesas los estudiantes no sólo deben estar aprendiendo matemáticas, ciencia y literatura, sino también cómo ser autosuficientes, no ser una carga para los demás y  apreciar los esfuerzos realizados por los otros. Algunos pueden opinar que “es mucho trabajo para un estudiante”, que la escuela “se ahorra el gasto”, que los niños “limpian en el colegio pero en la casa no lo hacen” (algo que ya es responsabilidad de la familia y no de la escuela) pero el VIDEO muestra que al inculcar estos valores a una edad temprana, los niños a aprenden a tomar las responsabilidades sociales, una lección que servirá, sin duda, por el resto de sus vidas. Es posible también que éste sea el resultado de que las calles de cualquier ciudad grande o pequeña de Japón siempre lucen limpias y donde es muy raro (aunque a veces hay) encontrar un papel tirado en la vereda, algo de los que muchos turistas se sorprenden.