Corte Suprema de Japón dictamina que prohibir a las mujeres casarse durante los 6 meses luego del divorcio es anticonstitucional

Compartir

El máximo tribunal de justicia de Japón dictaminó hoy miércoles que una disposición legal que prohíbe a las mujeres volver a casarse durante seis meses después del divorcio viola la Constitución, y ordenó al Estado revisar el polémico artículo del Código Civil que ha existido por más de 100 años.
banner_ldsLa sentencia llega debido a una demanda presentada por una mujer que se divorció de su marido anterior, debido a la violencia doméstica que sufría. Ella argumentó que el artículo 733 del Código Civil impone restricciones excesivas sobre la mujer y viola la disposición constitucional que garantiza la igualdad para todos. El artículo prohíbe a las mujeres volver a casarse hasta que hayan pasado seis meses después de un divorcio para evitar la confusión sobre la paternidad de los niños concebidos poco antes o después del divorcio. Pero en esta época se puede saber y determinar la paternidad por diferentes medios de forma rápida por medio de examenes de ADN.
Por otra parte, también la Corte Suprema despachó la demanda presentada por un grupo de mujeres que demandaron que el Código Civil impone a las parejas el escoger un solo apellido para una familia y en muchos casos es la mujer la que adopta el apellido del marido. Esto, dicen, perjudica sus carreras ya que deben cambiar de nombre.
Sobre este caso la Corte Suprema dictaminó que no va contra la Constitución el adoptar un apellido para la familia, que es lógico que una familia tenga el mismo apellido.
Muchas empresas y oficinas públicas en Japón ahora permiten que las empleadas retengan su apellido de soltera en el trabajo. Pero únicamente apellidos registrados pueden utilizarse en documentos oficiales como pasaportes y tarjetas de seguro de salud que se utilizan para su identificación

En 1996, un panel del Ministerio de Justicia de Japón recomendó un conjunto de modificaciones al Código Civil, incluyendo permitir a las parejas casadas el utilizar apellidos diferentes y acortar el período de prohibición de volver a casarse, de 6 meses a 100 días. Pero las propuestas no fueron implementadas por la feroz resistencia de los legisladores conservadores que argumentaron que el uso de apellidos separados socavaría la cohesión familiar y los valores tradicionales de la familia.