Grupo de estadounidenses piden disculpas en Okinawa

Grupo de estadounidenses piden disculpas en Okinawa

Compartir


Pancartas con el texto “Okinawa to tomo ni kanashinde imasu (沖縄と共に悲しんでいます) lucieron un centenar de estadounidenses formando una larga fila en una calle de la prefectura de Okinawa. “Junto con Okinawa también estamos tristes”.
El hecho sucedió ayer en la localidad de Kitanakagusuku-son, a lo largo de la autopista nacional 53. Los participantes pertenecen a una iglesia cristina de la zona.
La semana pasada fue arrestado un ex-militar estadounidense que trabaja como empleado civil en una base en la prefectura. Ha sido acusado de violar y matar a una joven japonesa, Rina Shimabukuro, 20 años, a quien luego de asesinarla ocultó su cadáver en un bosque. Fue hallada 3 semanas después.
Esta acción ha enardecido a los habitantes de la prefectura que han pedido una vez más el cierre de las bases en Okinawa y organizan una gran marcha para el día 19 de Junio.
“Estamos aquí hoy porque todos estamos sufriendo por esta situación al igual que los okinawenses. No permitamos que este incidente ponga una parede entre nosotros. Este crimen ha lastimado a los okinawenses tanto como a nuestra comunidad” dijo una participante.
Es de notar que no es una acción oficial de los militares o gobierno estadounidenese sino una acción de miembros de una iglesia cristiana.
“Salí del hotel y enrrumbaba por la carretera y ví muchos extranjeros al borde bajando la cabeza al paso de los autos. Sentí un dolor en el corazón. Hay tanta gente que es buena” escribió un japonés en Twitter.
Otra japonesa escribió: “Cuando pasaba me saludaban y al leer sus carteles me entristeció tanto. El culpable es solo el culpable. Dejemos de decir que todos los extranjeros son malos.”

.

. .