Autoridades fallaron en hacer seguimiento al asesino de discapacitados. Kanagawa

Autoridades fallaron en hacer seguimiento al asesino de discapacitados. Kanagawa

Compartir


El hombre arrestado por apuñalamiento en un centro de atención a discapacitados, que resultó en la muerte de 19 personas, hecho ocurrido el 26 de julio, fue forzadamente hospitalizado en febrero de este año, pero la policía y funcionarios locales de la ciudad no hicieron un seguimiento de la conducta del hombre después recibir el alta informa la agencia de noticias Jiji Press.
El Gobierno Municipal Sagamihara impuso la hospitalización obligatoria de Satoshi Uematsu en febrero después de haber sido notificado por la policía de Kanagawa que el hombre escribió una carta dirigida al presidente de la Cámara de Representantes en la que mencionaba que: “Puedo eliminar a un total de 470 personas con discapacidad”. Uematsu, 26 años, un ex empleado del centro donde ocurrió el hecho, fue hospitalizado desde el 10 febrero hasta el 2 de marzo. Ni la policía ni funcionarios de la municipalidad tuvieron contacto después que fue dado de alta del hospital.
En el proceso de decisión de imponer obligatoriamente la hospitalización en Uematsu luego de la carta de amenaza a la Cámara de Diputados, el gobierno municipal obtuvo los resultados de las pruebas a la que fue sometido Uematsu y que mostraban que había consumido marihuana. Pero el gobierno municipal no informó a la policía de la prefectura de este hecho. En lugar de ello, el gobierno local decidió poner fin a su hospitalización obligatoria basado en el diagnóstico de un médico especialista.
En cuanto a la hospitalización obligatoria, el gobierno municipal por lo general lleva a cabo el trabajo de seguimiento a los pacientes que son dados de alta del hospital. Pero Uematsu no estaba en la lista de las personas a ser entrevistadas periodicamente por funcionarios del gobierno municipal. En el  informe sobre el alta de Uematsu que el hospital presentó al gobierno municipal, se menciona que el asesino le dijo a los médicos que iba a “vivir con su familia” después de salir del hospital. Por este punto el gobierno municipal explicó que “la prioridad en la necesidad de seguirlo (en el caso de Uematsu) era baja en comparación con casos de otros pacientes que fueron hospitalizados forzadamente que viven solos, que no tienen tutores, alguien que los vigile, etc.” El gobierno municipal dijo que otra razón, según el informe que recibieron, fue que Uematsu se fue a vivir junto con su familia fuera de la ciudad, por lo que no abarcaba el área municipal. Dijeron que al año, en la ciudad, hay alrededor de 100 casos de hospitalización forzada informa la agencia de noticias Jiji Press.
Uematsu en realidad, hasta el día del crimen, vivía solo.
La policía de la prefectura de Kanagawa recibió información a través del centro de atención municipal de que Uematsu había salido del hospital. Un funcionario del gobierno municipal visitó la casa de Uematsu en Sagamihara, pero no lo encontró. Cuando el funcionario llamó a los padres de Uematsu, le dijeron, “Él está aquí.” El funcionario, por esta razón, no se puso en contacto directamente con Uematsu porque pensó que el hombre en realidad había vuelto a casa de sus padres.
El gobierno municipal había advertido en repetidas ocasiones al centro donde se cometió los asesinatos de tener cuidado y tomar medidas de prevención, dando como resultado la instalación de 16 cámaras de seguridad.
La pregunta sigue siendo si el gobierno municipal y la Prefectura de Kanagawa Policía manejaron el caso correctamente. El gobernador de Kanagawa, Yuji Kuroiwa, dijo en una conferencia de prensa el 27 de julio, “A la luz de los hechos, hay que verificar y mejorar la forma de compartir información. Nos gustaría explorar el mejor sistema de seguridad posible de manera conjunta con expertos.”
Resumen: Jiji Press
Link de la noticia: http://bit.ly/2ajFunU
.

. .