Japón empieza a aceptar que necesita más inmigrantes

Japón empieza a aceptar que necesita más inmigrantes

Compartir


Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, dice que preferiría elevar la proporción relativamente baja de mujeres japonesas que trabajan, y mantener a todos los japoneses trabajando más tiempo, antes de admitir a un aluvión de extranjeros. Pero, no obstante, su Gobierno ha adoptado algunas pequeñas medidas para estimular la inmigración. Ha relajado discretamente la casi prohibición de Japón sobre las visas para trabajadores poco calificados, con acuerdos para permitir que sirvientes extranjeros trabajen en zonas económicas especiales. Ahora está hablando de relajar los requisitos para los asistentes médicos domésticos originarios de Filipinas. Las autoridades también han hecho que las visas para estudiantes y becarios sean más fáciles de obtener, y se ha hecho de la vista gorda ante quienes las aprovechan para reclutar personal para tareas que involucran muy pocos estudios o capacitación en “kombinis” (las ubicuas tiendas en las esquinas, a menudo atendidas por chinos) o en silvicultura, pesca, agricultura y procesamiento de alimentos. Quizá extienda las visas para becarios de tres a cinco años. Abe también se ha jactado de que reducirá el tiempo que los residentes no permanentes necesitan vivir en Japón antes de volverse elegibles para la residencia permanente al “más corto del mundo”; probablemente menos de tres años (lejos de ser el más corto) respecto de los actuales cinco.

[La noticia completa AQUI]