La sangrienta guerra contra los narcos en Filipinas

La sangrienta guerra contra los narcos en Filipinas

Compartir

Hace dos meses, la imagen de Jennelyn Olaires llorando mientras sostenía el cuerpo de su esposo que acababa de ser asesinado se volvió viral en Filipinas. A Michael Siaron, un conductor de tuc-tuc (mototaxi) lo mató un sicario la noche del 23 de julio mientras trabajaba en Manila. Junto a su cadáver se encontró un cartel de cartón con las palabras “soy un traficante de drogas, no me imite”. Pese a la indignación de organizaciones humanitarias, el Presidente filipino Rodrigo Duterte no se conmovió. Incluso, dijo que la imagen era una “una parodia de La Piedad”, en referencia a la escultura de Miguel Angel en la que la Virgen sostiene en su falda el cuerpo de Jesús.

 

Lea AQUI